Moral y Luces

A 205 AÑOS DEL DISCURSO DE ANGOSTURA “MORAL Y LUCES» SIGUEN SIENDO NUESTRAS PRIMERAS NECESIDADES

El término Moral y Luces se origina de la palabra “Moris” que significa “costumbre”. En un contexto social, representa un conjunto de valores, normas, creencias y costumbres que sirven como guía para actuar. Simón Bolívar utilizó estas expresiones para establecer una base humanista y una sociedad igualitaria en la construcción de la Gran Colombia.

En este sentido, “moral” hace referencia a la integridad ética y decencia, mientras que “luces” se refiere a la claridad, el conocimiento y la educación. Es absolutamente imposible avanzar en medio de la avaricia, la arrogancia, el egoísmo, el egocentrismo, la intolerancia, la vanidad, la misantropía, la negligencia y la corrupción.

Los líderes de la Venezuela del futuro deben ser un ejemplo de entrega, honestidad, generosidad y con capacidad de sacrificio. Los políticos no solo deben estar altamente capacitados para la función pública y tener una sólida ética. Además de ser humildes y austeros. También deben estar muy cerca del pueblo y comprender sus sufrimientos, priorizando el bienestar de Venezuela por encima de su propio deseo de destacar y liderar.

La corrupción corrompe, socava y contradice todos los valores. Actualmente, deja un impacto destructivo, resultando la antítesis del ideal político y social de la república que costó sangre, sudor y lágrimas constituir. Todo porque se impone el egoísmo, el egocentrismo y los privilegios injustos. De tal manera, que se impone la explotación de las debilidades y de las fallas, y el uso inescrupuloso de los más vulnerables.

“Moral y Luces” seguirán siendo nuestras primeras necesidades hasta que cesen los beneficios no merecidos, inequitativos, injustos e inmorales. Lo más triste es como desde posiciones de confianza y de responsabilidad pública se utilizan los cargos para fines mezquinos e innobles. No hay nada más antibolivariano que la impunidad, y la permisividad con la corrupción y los corruptos.

No es casual que el maestro Luis Prieto Figueroa advirtiera que “si el Estado es fascista, la escuela es fascista. Si el Estado es nazista, la escuela es nazista. Si el Estado es falangista, la escuela es falangista”.

En su obra, “Los Maestros, Eunucos Políticos” Prieto Figueroa nos señala que “el más político de los ciudadanos debe ser el maestro y siendo el más político será el menos politiquero, porque será el hombre que crea, el hombre del pensamiento y de la idea, el que orienta y estimula, el que detendrá todo amago de arbitrariedad y toda opresión…”

La escuela debe hacer la mejor PEDAGOGÍA posible y el Estado Docente la mejor INVERSIÓN, SELECCIÓN DEL MEJOR TALENTO HUMANO y SUPERVISIÓN EDUCATIVA posible. Decía El Libertador Simón Bolívar que “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

Lo esencial, como lo expresa, Antonio Pérez Esclarín, es que todos, incluyendo nuestros políticos, nos comprometamos con una renovación moral. La reconstrucción de Venezuela también requiere una educación de calidad para todos, lo cual requerirá un gran esfuerzo colectivo.

Puedes leer:

Maestro

El Día del Maestro como regalo de Luis Beltrán Prieto Figueroa

Huelga

La Primera Huelga del Magisterio Venezolano de 1969

Translate »