La Bestia contra los educadores

En el marco de la celebración del “Día del Maestro” los educadores de todo el país salieron a las calles para continuar sus luchas por sus Derechos Laborales que permanentemente han sido violados por el régimen. En los últimos 24 años, el 15 de enero se ha transformado en una jornada de lucha de los maestros venezolanos denunciando al gobierno nacional la aplicación de la operación morrocoy para desconocer la Convención Colectiva que establecen mejoras sustanciales en lo salarial y social para paliar la grave crisis económica que, ha destruido el presupuesto y patrimonio familiar. En una parodia, pretende el régimen discutir las convenciones colectivas solo con sindicatos paralelos afectos, en clara violación de los acuerdos de la Organización Internacional del Trabajo OIT y las leyes del país.

Durante el desarrollo de las acciones de calle, los maestros rodeados de pancartas, pendones, y sus megáfonos gritando las consignas referidas a sus justos reclamos, buscan el espacio y tiempo suficiente para conversar entre sí e intercambiar ideas sobre el análisis de la situación y el futuro de sus luchas. Un número creciente de los participantes coinciden en señalar que, la profesión docente en todos los niveles, desde la escuela básica hasta la universidad, ha sido golpeada al extremo. Las escuelas carecen de los elementos básicos para fungir como tales, con maestros y estudiantes acosados por la hambruna, en medio de la destrucción y deterioro de sus aulas, laboratorios, jardines. Sabemos que más del 80% de las escuelas carecen de servicios sanitarios, sin agua, con electricidad intermitente y sin maestros. La peor circunstancia ha sido el quebranto de la noble profesión docente en todos los niveles, en contracorriente con uno de los aspectos que más cuidan las sociedades que hoy cosechan frutos por la calidad de la educación y el reconocimiento del valor de sus maestros.

También, es común escuchar que el 15 de marzo de 2022 fue la fecha del último aumento salarial decretado por el gobierno de Nicolás Maduro. Por aquel entonces, se estableció un sueldo mensual de 130 bolívares que equivalía a 30 dólares y comprendió un resquicio para la población que esperaba, a partir de allí, una recuperación gradual de su poder adquisitivo. Los docentes han permanecido atados al mismo salario durante 21 meses. En este período de tiempo, los Bs 130 perdieron 88% de su valor en dólares y de $30 pasaron a representar apenas $3,62 esa espera ya acumula más de 666 días y no da señales de acabar. Esa temporalidad de más de seiscientos días lleva a muchas personas a pensar y relacionar, la actual situación, con la profecía bíblicas del número cabalístico de “La Bestia” que es el 666. Como una feroz bestia acechando a un desvalido gremio al que se le impone salarios de hambre, la negativa a discutir los contratos colectivos, a establecer seguros HCM que garanticen la protección social, De igual forma, acechando a los niños con eliminación o drástica reducción de los Programas de Alimentación Escolar, del pasaje preferencial estudiantil, el abandono de las instalaciones y dotaciones escolares, las resoluciones de la ONAPRE destinadas a aplanar los salarios, la quiebra de las Cajas de Ahorro del personal, el proselitismo político partidista, retaliaciones y persecuciones a educadores en las instituciones educativas; el rechazo al ingreso, permanencia y ascenso por concursos universales que garanticen la idoneidad en el ejercicio del cargo y así mejorar la calidad de la enseñanza en nuestros planteles escolares y la adjudicación sin concursos de los cargos directivos sin lugar a dudas que representa a uno de los Jinetes del Apocalipsis.

La base magisterial está consciente de la necesidad de superar la crisis de la educación y para que, ello sea posible, es necesario seguir unificándonos y organizándonos ….

Translate »