maestros

Los maestros salieron a protestar en cambote en toda Venezuela


Los maestros y los trabajadores de la Administración Pública están deseando y reclamando a Maduro que los escuche y les hable. Esperan una rectificación y hasta una disculpa por lo ocurrido con el chucuto Bono Vacacional. Pero como respuesta, está el «1 x 10 del Buen Gobierno y de las BRICOMILES», y el «Cierre Escolar Victorioso» de aquel Viernes Negro Magisterial. Sin duda, que estamos ante una política de ceguera y de disimulo, que no deja de desafiar y de provocar indirectamente a todo un gremio. Para hablar de un buen gobierno, hay que cumplir o sincerarse cuando las circunstancias no lo permitan, situación que no ocurrió. Que quieran recuperar la planta física de las escuelas, bienvenido, ya era hora, y ojalá sea verdad. Aunque hay formas más sería de hacerlo, sin la chocante partidización.

Un buen gobierno procura comprender lo que está pasando en el magisterio, de no hacerlo en nada ayudará. Los dirigentes políticos y gremiales del gobierno muestran poco respeto hacia los maestros cuando califican de tarifados a los que reclaman por sus derechos laborales y reinvindicaciones.

 

Por esa falta de humildad para reconocer que no son los dueños de la verdad, ocurrió lo que tenía que ocurrir. El pasado 04 de agosto miles de docentes, obreros y administrativos acompañaron consignas tales como: «ONAPRE ladrón te sale Tocorón», «ONAPRE nos robaste sin pistola»«Dónde están mis reales» entre otras.  Estas expresaron la opción radical por la sinceridad, en códigos semióticos que exigen un respeto inquebrantable por la verdad. El magisterio detesta la mentira, con tales consignas envió un mensaje al gobierno que todavía no lo ha querido entender.

Buen Gobierno para violar derechos laborales

Es indudable que hay cosas que se han hecho mal causando innecesarias molestias al magisterio y al pueblo en general, describirlas incluiría incontables páginas. Para ir al grano, será que se puede hablar de un buen gobierno, de aquel que descuenta por concepto de IPASME a los maestros, pero los servicios prestados por este son realmente pésimos. Se puede hablar de un buen gobierno, de aquel que les cobró hace 4 años un producto de línea blanca y no termina de entregárselo y no hay explicación alguna. Que no nos extrañe, si mañana se inventan que el 1 x 10 sea requisito para lo que es un derecho constitucional. Como dijo el poeta y prócer de la independencia cubana, José Martí, «los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan». Ante todo este panorama, cualquier excusa sirve para exculpar, cualquier explicación para justificar lo injustificable.

Realmente, el máximo convocante de la protesta de los maestros fue el Ministro del Trabajo Francisco Torrealba. La convocatoria la asumió desde el mismo momentos que informó que los docentes activos y jubilados recibieron aquel viernes negro las vacaciones completas, más la quincena correspondiente a esa fecha. Sin embargo, Torrealba fue incapaz de admitir que esos pagos fueron calculados en base a un salario que violenta la Ley del Orgánica del Trabajo creada por su Comandante Hugo Chávez.

 

El patrono sigue en ese empeño de jugar «sin querer queriendo» a la candelita, lo que provocó una genuina «Protesta Nacional Magisterial», a la que se unieron con mucho derecho sectores que incluso han sido afectos al oficialismo. A todas estas, para el diputado Jesús Farías, la protesta resultó ser muy reducida. Tan reducida que le pareció poco que se diera simultáneamente en más de 50 ciudades y pueblos de Venezuela. En Mérida maestras con sus hijos atravesaron barricadas con gandolas de gasolina y piquetes de Guardias Nacionales, al grito «no somos delicuentes, somos docentes».

Ni de hablar de los docentes que se fueron del país, a los que supuestamente se iban a recibir con los brazos abiertos. Como tampoco hablar a lo que Yelitze Santaella catalogó de «falsos rumores» por las denuncias de suspensiones arbitrarias de salario. Todavía siguen sin salario docentes que trabajaron todo el años escolar 2021 – 2022.  Unas cuantas embarazadas y parturientas,  docentes en situación de reposo médico, recién operados, enfermos crónicos, en proceso de incapacitación y/o jubilación.

¿Cómo no le van a pedir la renuncia Yelitze Santaella? ¿Qué esperaban? Y es que de manera espontánea y en las redes sociales se viralizaron videos que mostraban más que consignas, era el clamor de los manifestantes de Tucupita, Caracas, Maturín, Los Guayos, Guanare, Barquisimeto, Mérida, Cumaná, Carúpano y pare de contar. No hay problema, no escuchen al magisterio y dejen a la Ministra de Educación hacer su 1 x 10 de su Buen Gobierno en Educación.

Finalmente, los maestros esperan que el bono vacacional y recreacional sea pagado con prontitud como corresponde. De igual forma, se restituyan las primas, se reconozca el 280% con su recurrencia, se reactive el HCM y que por fin el IPASME deje de ser ese Elefante Rosado que cada día va de mal en peor.

Translate »