¿Rendirse o seguir? ¿Cuál será la estrategia ?

Asombran los hechos que se han venido suscitando en Venezuela en las últimas semanas de enero del presente año. Una escalada fuerte de represión que comenzó tocando al gremio docente, lo cual no solo llenó de perplejidad al gremio en sí, sino además a la sociedad en general. Aun cuando no es la primera vez que un líder sindical es apresado en el país por reclamar las justas reivindicaciones y exigir educación digna, esta arbitraria e injusta detención logró un impacto negativo en la base de los educadores, que la condujo del estupor, a la desesperanza y desmoralización de todo el sector. Y tal vez, de todo un país que se ve desmovilizado, obviamente, se entiende que el estado patrono insiste en violar los derechos humanos y laborales de todos los trabajadores del país, activos y jubilados.

¿Pero qué representa el profesor Víctor Venegas en el estado Barinas, para que recientemente el sistema gubernamental haya decidido quitarle la libertad? Su “delito” ser la principal voz del gremio a nivel estadal, dirigente sindical de reconocida trayectoria dentro y fuera del estado, que supo organizar sus estructuras y ganarse la masa trabajadora con su trabajo constante, lo que le valió un liderazgo capaz de capitalizar el gran descontento de un gremio que no está dispuesto a rendirse, su altísima capacidad de convocatoria, sin lugar a dudas despertó malestar en las autoridades del gobierno venezolano, por lo que le propinan una detención arbitraria propia de un patrón de represión que ha sido una constante en este sistema.

No ha sido el primer líder, ni el único que en los últimos tiempos ha sido encarcelado; sin embargo, ha significado un duro golpe al gremio docente, a quienes se ha pretendido desarticular. Queriendo desvirtuar la esencia: educación de calidad y salarios dignos reclamos de los maestros del país. Como bien lo sostiene la Organización No Gubernamental Amnistía Internacional: “desde 2014 las autoridades de Venezuela utilizan estas detenciones para disminuir focos de protesta social porque ocurren contra quienes la convocan y organizan. Esto se repite en el caso del prof Venegas quien hizo muchos llamados al gremio docente para mantener la protesta por sus derechos laborales”

Sin lugar a dudas, estamos ante un patrono que hostiga y persigue, de cara a ello es importante tener claro que el gremio no claudica, pero sin dudas replantear las acciones sindicales será parte de los retos de este año que inicia más allá de las adversidades, exigir que se cumpla con lo que establece la constitución ha sido parte de los reclamos de este importante sector, chequear los objetivos y actividades, siempre dentro del marco jurídico y legal, teniendo claro que la libertad sindical es un derecho amparado en leyes así como también es un deber del Estado resguardar el cumplimiento del libre ejercicio gremial sindical, tal como lo contempla el artículo 357 de la LOTTT: “el Estado velará para que no se ejerza sobre los sindicatos, federaciones, confederaciones o centrales, ninguna restricción o presión en su funcionamiento, ni discriminación que atente contra el derecho a la participación democrática y protagónica de los trabajadores y las trabajadoras, que garantiza la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Definitivamente, rendirse no está en los planes, aunque se quiera criminalizar y judicializar las protestas, quebrar los ánimos e infundir temor entre el magisterio quedará solo como un plan de algunos voceros del oficialismo. Existe una fuerte convicción por parte de muchos docentes activos y jubilados que con certeza saldrán victoriosos, por más oscura que sea la noche.

Translate »