Teatro del absurdo

Nuevamente el país entero quedó perplejo ante el anuncio de las autoridades deportivas de ser la sede de “Los Juegos Deportivos Escolares Centroamericanos y del Caribe”. Evento que se celebró entre el 22 y el 30 de noviembre y que contó con la participación de más de 2000 jóvenes de edades entre 15 y 17 años en las disciplinas de natación, tenis de mesa, voleibol, boxeo, taekwondo, baloncesto, karate, atletismo, ajedrez, y levantamiento de pesas, entre otras. Las sedes para estas competencias fueron los estados La Guaira, Miranda y el Distrito Capital.

En el año 2018, la Asamblea Nacional declaró la «Emergencia Humanitaria Compleja de la Educación en Venezuela, como consecuencia de la inexistencia del Estado docente, la desalarización del trabajo pedagógico y el irrespeto a la autonomía de los gremios.

“Estudiar entre ruinas” es el calificativo que es comúnmente usado para referirse a la caótica situación de la infraestructura de los centros educativos: Alrededor de 70 por ciento de los planteles presentan graves problemas de infraestructura, originados por un desgaste natural, pero también por la falta de mantenimiento preventivo y correctivo.
Las estadísticas de la crisis señalan de manera alarmante que: 74,7% de las escuelas básicas tienen su planta física altamente deteriorada y 78,5% no cuenta con un suministro regular de agua. El 56% de los docentes se retiró del sistema, por exiguos salarios, malas condiciones de trabajo, ocasionando que 73,0% de las escuelas presentara déficits de maestros y profesores. En 2022-2023 de los 7,8 millones de niños, niñas y adolescentes entre 3 y 17 años, al menos 2,9 millones no asistían regularmente a clases y 1,5 millones habían abandonado la escuela. La Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE), refleja que, solo el 32,27% recibe el servicio todos los días de clases y 36,7% varias veces a la semana, mientras que 70,8% se limita a una comida diaria, con poca proteína y más carbohidratos.

Sumado a todo esto, está lo relacionado con el inicio de actividades bajo el formato del “Horario Mosaico” que reduce la actividad académica ¡¡¡solo a dos días a la semana con un horario de 8 a 10 de la mañana, es decir, solo 4 horas de clases por semana!!!

Desde el punto de vista técnico deportivo, llamó la atención que el estado con estos juegos escolares centroamericanos persistiera en la solicitud irresponsable de sedes de eventos deportivos internacionales con el solo propósito de continuar con la apropiación indebida de los recursos económicos destinados para tal fin; ejemplos de ello lo ocurrido con la Copa América de Futbol, Juegos Bolivarianos de Playa, Iberoamericano de Atletismo, Mundial de Softball Femenino, la Serie del Caribe entre otros y la entrega de divisas a la dictadura cubana a través de leoninos convenios de contratación de “entrenadores” y los Juegos del “Alba”.

Además, hay que preguntarse ¿Cómo o de qué manera fue estructurada la selección nacional? Que nos representó en ese evento deportivo, cuando de todos es conocido que durante los 24 años de este gobierno el deporte escolar ha carecido de los presupuestos necesarios para su desarrollo. Con el gobierno bolivariano, las instalaciones educativas de los centros educacionales (escuelas, liceos y universidades) carecen de instalaciones funcionales, materiales deportivos y programas que permitan el desarrollo de los campeonatos inter cursos, inter-liceístas regionales, estadales y nacionales para de allí seleccionar a los jóvenes que nos representarían en eventos internacionales. Todo esto fue sustituido por el sistema “Del vente tú” aplicado por el estado y sus acólitos enchufados en las organizaciones deportivas.

Esos Juegos Deportivos Escolares Centroamericanos no pasaron de ser un teatro del absurdo de un incompetente gobierno que solo busca el uso del deporte como un medio para la promoción populista de sus intereses ideológicos para mantener el control social de la población.

El sector de la Educación Física, el Deporte y la Recreación en Venezuela, reclama un nuevo modelo o una nueva visión estratégica que permita la amplia superación de las percepciones anteriormente descritas. Solo con gobiernos fundamentados en principios de Libertad y Democracia podemos alcanzar que la actividad deportiva-recreativa se transforme en un instrumento integrador de la salud, la educación y la inclusión social de las personas.

Translate »